Dosis ultra bajas

“Últimos avances en la terapéutica médica: Dosis ultra bajas de anticuerpos” 9

A pesar de los avances farmacológicos modernos, la mayoría de los medicamentos presentan una serie de desventajas: toxicidad, riesgo de dependencia, desarrollo de tolerancia y múltiples efectos adversos indeseables, esta situación ha impulsado la búsqueda de nuevos medicamentos para establecer una mejor relación riesgo-beneficio que los análogos terapéuticos existentes.

La posibilidad de la aplicación en la práctica clínica de dosis bajas y ultra bajas de sustancias terapéuticas se ha estado investigando en las últimas décadas y representa un nuevo enfoque en la terapéutica, tanto para la prevención, como para el tratamiento farmacológico de enfermedades infecciosas y no infecciosas.

Desde 1995, el laboratorio farmacéutico ruso “Materia Medica Holding” apoya a las mejores instituciones y centros de investigación científica para el desarrollo de estudios con anticuerpos reguladores endógenos a dosis ultra bajas en concentraciones molares y sub-molares (Epstein O.I., 2001, 2002, 2008, 2012, Martyushev A.V., 2002, Dugina J., 2004, Davydov M.I., 2008, Epstein O.I. et al., 2008, Tarasov S. et al.2012).

La investigación con dosis ultra bajas de anticuerpos ha aportado nuevos conceptos científicos que sugieren que los anticuerpos a dosis ultra bajas modulan la actividad de reguladores endógenos (citoquinas, hormonas, proteínas de membrana, etc.); lo que explica la capacidad de los anticuerpos a dosis ultra bajas de influenciar y producir un efecto modificador y regulador.

Se sabe que los anticuerpos están presentes en el organismo en concentraciones sumamente pequeñas, sin embargo participan, junto con el sistema nervioso, en la regulación de múltiples procesos funcionales y metabólicos.

En resumen, la acción farmacológica de los anticuerpos a dosis ultra bajas consiste en el estímulo y la modulación de los reguladores naturales del organismo por la vía más fisiológica posible y asegura una óptima respuesta sistémica del cuerpo (Epstein O.I., 2002, 2008, 2012).

Estudios con anticuerpos a dosis ultra bajas han confirmado su actividad biológica a nivel celular y molecular y han determinado la posibilidad de su uso terapéutico además de que los resultados obtenidos han servido de base para crear nuevos medicamentos de alta tecnología, eficaces y seguros. (Epstein O.I., 2001, 2001, 2008,2012, Sergeeva S., 2004, Voronova O.L. et al., 2007, Epstein O.I. et al., 2008, Tarasov S. et al.2012).

A la fecha, se han demostrado dos características de los anticuerpos a dosis ultra bajas que son fundamentales para su uso en la farmacología moderna:

1) Especificidad de acción: existe evidencia de que los anticuerpos a dosis ultra bajas activados modifican de forma selectiva la interacción entre el ligando y el receptor, lo que se manifiesta en el cambio de la actividad funcional del receptor así como el aumento de su afinidad.

2) La acción de los anticuerpos a dosis ultra bajas: siempre es reguladora, modificadora y suave.

Se demostró con estudios dirigidos a evaluar fármacos cuyo principio activo son anticuerpos a dosis ultra bajas, que estos medicamentos tienen una acción directa y son capaces de ejercer un efecto modificador directo sobre la sustancia original, cambiando su estructura espacial y, por lo tanto, sus propiedades físico químicas y biológicas.

La acción moduladora y modificadora es específica y está dirigida solo hacia la sustancia de origen o hacia las moléculas con estructura similar, al ser introducidos en el organismo, los anticuerpos a dosis ultra bajas no bloquean la acción de las moléculas que indujeron su producción, solo modifican sus efectos, influyendo de esta manera en los mecanismos de los respectivos procesos fisiológicos y patológicos.

Resumiendo, la acción que ejercen los medicamentos a base de anticuerpos a dosis ultra bajas sobre las propiedades físico-químicas y biológicas de las moléculas diana, se ponen de manifiesto en la modificación que se ejercen entre las interacciones ligando-receptor.

TOP